Crónica del periodista Amaro Gómez-Pablos, sobre las irregularidades en la aprobación del proyecto contaminante. Nuestra triste realidad

250