Los humedales son esenciales para nuestra supervivencia, mitigan los efectos del cambio climático y albergan una gran diversidad biológica donde especies vegetales y animales dependen para subsistir. Sin embargo, están bajo constante amenaza, tanto por el cambio climático – precipitaciones en disminución con períodos de sequía muy prolongados- así como por el impacto de industrias, inmobiliarias, agrícolas, por mencionar algunos.

Para conocer más de la importancia de conservar y proteger los humedales, conversamos con Esteban Arasi, Licenciado en Geografía Universidad de Chile que desde el 2012 trabaja por la conservación y restauración de estos ecosistemas.

250

Los humedales y su importancia

Los humedales son ecosistemas en donde el agua es el principal factor controlador de la vida asociada a ellos. La Convención Ramsar – Acuerdo Internacional que promueve la conservación y el uso racional de los humedales – los define como “extensiones de marismas, pantanos y turberas, o superficies cubiertas de agua, sean éstas de régimen natural o artificial, permanentes o temporales, estancadas o corrientes, dulces, salobres o saladas, incluidas las extensiones de agua marina cuya profundidad en marea baja no exceda de seis metros”.

Los humedales son agua, son vida

Los humedales son esenciales para la supervivencia humana, ya que incluyen algunos de los ecosistemas más productivos del mundo y proporcionan servicios ecosistémicos que producen innumerables beneficios. El más importante es que los humedales nos brindan agua dulce y alimentos. Además, ayudan a mitigar las inundaciones, proteger las costas y almacenar y secuestrar el carbono. Muchos tienen un gran valor cultural, espiritual, recreativo y como fuente de inspiración.

Humedales Costeros

Existen diferentes tipos de humedales ( marinos, estuarinos, lacustres, ribereños, pantanosos y artificiales), todos de gran valor y aporte a la biodiversidad. Tal es el caso de  los humedales marinos o costeros que son vitales para las aves migratorias que los utilizan como paradas clave en sus rutas migratorias. Además, son disipadores naturales de la energía de eventos extremos que ocurren en la zona costera como marejadas, tormentas o tsunamis, ya que controlan la erosión, resguardan y protegen la costa. Esta función quizás es una de las menos apreciadas, pero una de las más importante dada la gran concentración de población que reside en la zona costera.

Humedales amenazados

Las principales amenazas sobre los ecosistemas costeros, tanto humedales como dunas y playas, es el cambio en el uso del suelo, actividades económicas (inmobiliarias) y usos no compatibles que lleva a la perdida de estos ecosistemas. Al desaparecer un humedal costero, desaparece con el la protección natural de la zona costera, exponiendo así a los mismos proyectos inmobiliarios -que rellenan los humedales- a futuros desastres.

Sobre los usos no compatibles en estos, muchas veces por el desconocimiento que aún existe sobre la importancia de estos ecosistemas, genera que se realicen actividades no reguladas, como por ejemplo: deportes acuáticos, rellenos, pirotecnia o la circulación de vehículos (prohibido por un decreto ministerial) que genera un deterioro de los componentes de estos ecosistemas costeros.

Son muy pocos los municipios que tienen ordenanzas sobre sus humedales costeros, ya que todavía no están incorporados dentro de sus instrumentos de planificación. Muchos de estos ecosistemas aún están considerados “área verde”, sin un compromiso de resguardar y fiscalizar.

Ley de humedales urbanos

Los humedales urbanos son los que se ubican dentro del área urbana de las ciudades, muchas veces invisibles entre los habitantes y altamente amenazados por el “desarrollo urbano”, siendo rellenados, canalizados entre otros, aún cuando estos entregan una gran cantidad de servicios ecosistemicos a las comunidades.

La ley permite regular e introducir a la legislación nacional el concepto de humedales urbanos, en virtud de los invaluables beneficios que generan y como una medida eficaz para enfrentar el alto grado de amenaza al que se ven sometidos.

La Ley actualmente esta a la espera de su reglamento, el que será elaborado por el Ministerio de Ambiente en un plazo de 6 meses. En éste se definirán los criterios mínimos para la sustentabilidad de los humedales urbanos, a fin de resguardar sus características ecológicas y su funcionamiento, manteniendo su régimen hidrológico, tanto superficial como subterráneo. Además, establecerá el procedimiento mediante el cual las municipalidades podrán solicitar el reconocimiento de la calidad de humedal urbano para poder iniciar el proceso de protección.

Es muy importante que la comunidad reconozca estos ecosistemas y entienda la necesidad de conservarlos, haciendo ver a sus autoridades la necesidad de protegerlos.


Esteban Araya Silva, Viña del Mar.
Licenciado en Geografía Universidad de Chile
Miembro equipo fundador del Observatorio de la Costa
Miembro de Fundación para la Integración del Patrimonio Natural y Cultural – FIPaNCu
Miembro del equipo de Educación e Investigación del humedal de Mantagua.
Miembro de la Red Nacional de Humedales
Representante de CEDIS Concón en la Mesa Técnica para la Conservación del Humedal de Concón, instancia co convocada por la SEREMI de MMA de la región de Valparaíso, ENAP y el Municipio de Concón.