Por Alejandro Lanis

Perece como si hubiese pasado mucho tiempo, pero la verdad es que hace sólo 15 días comenzó el control del derrame de petróleo en el Golfo de México.
Todo empezó el 20 de abril de este año, cuando la explosión y hundimiento de la plataforma Deepwater Horizon (del grupo británico British Petroleum) provocó el derrame de los 16.700 barriles de petróleo que contenía. Aproximadamente 2 y medio millones de litros. Tres meses después, la historia parece de mentira, las consecuencias son devastadoras y esta triste imagen basta para entender lo incalculable del daño producido.
Recientemente la multinacional petrolera confirmó la salida de su director ejecutivo Tony Hayward, quien será remplazado por Bob Dudley.
Hayward, quién estuvo al mando de la compañía durante tres años fue emotivamente despedido por la empresa, que no pudo hacer contrapié a las fuertes críticas por su bochornoso mal manejo durante la crisis, las que terminaron por destituirlo de su cargo.
La salida de Hayward era esperada desde hacía varias semanas y aparentemente sólo era demorada por la negociación de las condiciones de su retiro. Hayward recibirá una pensión anual nada despreciable de 930.000 dólares algo así como 485 millones de pesos chilenos.
Aunque se han escuchado algunos comentarios de juicios penales y civiles, la verdad es que aún no hay nada concreto. Así, cuesta entender que después de observar impotentemente como millones de litros de petróleo son desechados al mar durante meses, los responsables de esta tragedia medioambiental sólo sean removidos de sus cargos en una suerte despedida amistosa.
Lo cierto es que el daño es incalculable. Miles de especies de aves marinas, mamíferos y peces están gravemente afectadas. El ecosistema completo del lugar se encuentra devastado, lo que afectará por muchísimo tiempo a la gran cantidad de comunidades que viven del mar en esta zona.
Esperemos pronto la ayuda comience a hacer efecto y los recursos enviados a la zona puedan de alguna forma contribuir a mejorar la situación. Sin embargo parece necesario reflexionar ante este tipo de situaciones.
El año 2005 en las costas de Antofagasta, el choque del barco petrolero Eider provocó el derrame de miles de litros de petróleo al mar, desatando un severo daño ambiental en la zona…. Sería interesante entonces aprender de estas malas experiencias para de alguna forma estar conscientes y preparados para exigir que las autoridades tomen mayores precauciones y de este modo se pueda prevenir que en nuestras costas se repitan este tipo de “accidentes”.
_____——______—–_____——______
PD: Mientras se escribía este artículo, se hizo pública la información de un nuevo accidente. El choque de una barcaza contra un pozo de crudo abandonado frente a las costas de Nueva Orleans provocó un nuevo derrame de petróleo en el Golfo de México…….

Fuentes
http://www.cronica.com.mx/nota.php?id_nota=521816
http://www.cronica.com.mx/nota.php?id_nota=521685
http://diario.latercera.com/2010/07/26/01/contenido/10_33559_9.shtml
http://www.ecologismo.com/2010/04/27/derrame-de-petroleo-en-el-golfo-de-mexico/
http://www.fayerwayer.com/2010/04/la-nasa-publica-imagenes-del-derrame-de-petroleo-que-afecta-al-golfo-de-mexico/
http://www.greenpeace.org/chile/news/derrame-de-crudo-en-antofagast
http://www.emol.com
http://es.wikipedia.org/wiki/Barril_(unidad)
http://www.cintra.com.ar/serv-catalogo.asp?gclid=CIq4z-e5kaMCFUIf7god6zFFqw
http://www.bbc.co.uk/mundo/internacional/2010/07/100728_eeuu_bp_derrame_golfo_mexico_frutracion_trabajadores_az.shtml
http://www.bbc.co.uk/mundo/internacional/2010/07/100725_bp_gafes_tony_hayward_pl.shtml

250