El sábado 13 finalizó la 14ª Conferencia de las Naciones Unidas por el Cambio Climático o COP14, en Poznan, Polonia.
No se lograron los avances que se esperaban, debido a diferentes visiones principalmente entre países ricos y emergentes, ya que países desarrollados, como EE.UU., se han negado a reducir sus emisiones, alcanzando críticas como «No sé qué política es esa de negarse a pagar por lo que uno ha contaminado» (representante Pakistaní).
De todos modos, hubieron acuerdos como la iniciativa lanzada por el mismo Ricardo Lagos, como enviado especial de la ONU para el cambio climático, sobre poner “Un impuesto flexible para que el barril de petróleo se quede en unos 80 dólares [que] haría rentables las energías renovables y por tanto mejoraría la lucha contra el cambio climático”. Si el petróleo esta muy bajo, se usa más y no se consigue suficiente financiamiento para energías alternativas.
Se creó también una Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA), que tendrá como función fomentar y acelerar el desarrollo mundial de todas las energías renovables de uso sostenible, desde el 2009.
Países como China, India, México y Brasil, que antes se apoyaban mucho en las decisiones y actividades de los países más ricos, ahora propusieron planes voluntarios para limitar las emisiones, lo cual fue un gran avance.
La Unión Europea no se quedó atrás con las iniciativas, concluyendo una serie de medidas para la reducción de los gases de efecto invernadero, el viernes pasado en su cumbre en Bruselas. Para el 2020 deberán reducir el 20% de las emisiones de CO2 (respecto de 1990), disminuir en 20% el consumo de energía, que el 20% de la energía consumida deberá ser de energías renovables, entre otras medidas…

Todo lo conversado en esta COP14 deberá ser ratificado en la próxima conferencia en Copenhague, Dinamarca, a fines del 2009, a modo de alcanzar un nuevo acuerdo que reemplace el Protocolo de Kyoto, que vence el 2012.

250

Fuentes: Cambio-Climático.com
ElPais.com