La cosa no se veía fácil y las condiciones del viento no cedían, luego de ver el report se supo que venían mejores condiciones para los dos últimos días del viaje y era algo que Cristián Merello (27 años, Rusty, DC, Stoked, Villanos, Anon) no podía dejar pasar. Luego de tres semanas en Tahiti, la ola de Teahupoo solo se había hecho presente por muy pocos minutos hace algunas semanas, el material capturado no era lo suficiente, pero las condiciones que se venían para el martes y miércoles recién pasados eran ideales.

Merello, acompañado de los chilenos David Ávila, Negro Compte, Beto Díaz, Sebastián Menichetti y el camara-man Rodrigo Farías, se subió al bote a las 6 de la mañana para ver en vivo, durante dos días seguidos, las condiciones ideales y conocer el Real Teahupoo, donde Merello, según él, pudo correr una de las olas más perfectas de su vida. En la ola anterior a la del chileno, en la sesión del martes, Baptiste un joven francés, sufrió una fuerte caída donde se quebró dos de sus vértebras. Los médicos señalaron horas despúes que tenía muy pocas probabilidades de volver a caminar.
El miércoles, luego de esa noticia, el ambiente estaba tenso y no se veía fácil ya que un campeonato de Stand Up Paddle entre Hawaianos y Tahitianos llegó a la sesión haciendo más difícil conseguir las mejores olas, pero la experiencia y constancia de Merello pudo contra todos los pronósticos y se dio el lujo de ponerse sus buenos tubazos completos en Teahupoo con la barra chilena animando desde el bote, logrando una verdadera hazaña para el surf chileno la cual quedó registrada perfectamente en audio y video y que podrán ver en la próxima revista Sessiones y en el próximo video de Merello, Influencia Visual. Con la sensación de haber cumplido satisfactoriamente una tarea, nos despedimos desde Teahupoo, el final del camino.

250
Texto y fotos : Rodrigo Farías