DSC_7447Danilo Cerda Villanueva (10) dejó de ser un niño el día que enfrentó la ola El Gringo. Ese día sus bonos subieron y sus padres entendieron que el surf no era sólo un hobby, si no que una verdadera disciplina de vida. Claro, porque con sólo 10 años, Danilo corrió una de las olas más difíciles del mundo y donde sólo entran quienes ya tienen años en este deporte.

Ver nota completa en la Estrella de Arica>>

250