La industria del surf tiene mucho por detrás de lo que pocos están en conocimiento. Por ejemplo el producto bruto del cual proceden las mismas tablas de surf. Los químicos que se utilizan en la fabricación de los foams son de alta toxicidad, y en tiempos en que la gente está tomando caminos más naturales o de eventuales preferencias no-contaminantes, el shaper Tom Wegener ha tomado una gran decisión, que involucra una pasión y un interés medioambiental.
Lo que este hombre ha optado por hacer es volver a los orígenes del surf con tablas de madera, como longboards clásicos de una quilla o el intento por reintroducir las tradicionales tablas hawaiianas Alaias (unas tablas de surf de madera sin quillas), todo a partir de la madera del árbol Paulownia.
La explicación de cómo llegó a este camino lo da en una serie de cuatro cortos videos llamada Wood is good for you (I II III IV). Claro que estas nuevas ideas no serán de impacto inmediato, pero podrían irlo siendo en la medida en que se verifique que esto funciona, y viendo las distintas alternativas de tablas que pueden crearse con este recurso.

250
Fuente: Surf Kultura