Felipe Cubillos, un amante del mar, un emprendedor solidario, se impuso como su misión levantar Chile, no porque fuera lo correcto, si no porque el creía en ello. Sin esperar que otros tomaran las riendas, o que un gobierno se hiciera responsable, nos demostró que todos nosotros somos responsables y todos somos parte de Chile. Un Chile que nos llama y espera a brazos abiertos, cubierto de un velo de esperanza, visible para todos los que quieren ven más allá de las comodidades.

250

Felipe Cubillos escribió su vida como el quiso, un sueño que todos podemos seguir.