La organización sin fines de lucro Save The Waves sigue aportando con todo su esfuerzo para el renacer de algunos de los lugares más azotados por el tsunami de hace 3 meses. Desde abril que se han empeñado en proyectos como subvenciones a las escuelas locales y líderes estudiantiles que participan en ayuda para el terremoto; materiales de construcción y carpinteros voluntarios para la reconstrucción de los centros de la pequeña comunidad y la vivienda; herramientas donadas a los pescadores artesanales que perdieron sus medios de subsistencia por los daños del tsunami, y el cultivo de huertas orgánicas de educación. En todo esto, la participación de surfistas locales y visitantes ha sido fundamental para el trabajo.

El director de Save The Waves, Josh Berry, relata: «Dado que somos una organización pequeña y ágil, con una buena red de conocimientos a nivel local, nuestra meta en Chile es ayudar a las zonas más remotas, pero críticas, que pueden pasar desapercibidas para los demás», «Nuestro objetivo es escuchar de cerca a los sobrevivientes del tsunami local y aprender qué ayuda se necesita. El objetivo es ayudar que las personas se ayuden a sí mismas.»

250

En Pichilemu y Constitución se ha trabajado en conjunto con los pescadores para arreglar botes, reparar motores, comprar redes y otros materiales de pesca. Así también más al sur, entre el Maule y el Bío bío, se han entregado camiones llenos de materiales de construcción junto a los surfistas pro Jamie Sterling, Ramón Navarro y Diego Medina, quienes ayudaron en la reconstrucción así como también en la plantación y cultivo de jardines educacionales que seguirán siendo usados por Escuelas Rurales.

Info: Save The Waves

Foto: Philip Muller