Algo de surf con el lujoso hotel Burj Al Arab detrás.

¿Quién se iba a imaginar que en el paraíso de los negocios, de mares que parecen más lago que mar, hay también olas surfeables? Y no sólo eso, sino que además parece que hay crowd!
Con aguas cristalinas y temperadas, constante sol y calor y construcciones que hacen notar que estamos en el siglo XXI, esta ciudad ha surgido en los últimos años como ningún otro. Y a pesar de no haber nacido justamente para brindar olas al mundo del surf, igual las hay y pueden dar ese pedazo de felicidad a los surfistas empresarios o simplemente al curioso que quiera ir a darse una vuelta por los Emiratos Árabes.

250
Sunset Beach

Las olas no son muy prominentes, y no tienden a pasar sobre el metro y medio (aunque han habido grandes excepciones, como con ciclones) y tampoco son muy fuertes, por lo que es ideal para personas que quieran aprender a surfear allá o para longboarders. Además lo surfistas locales parecen ser muy amigables, especialmente considerando que Dubai está llenos de extranjeros, y pueden encontrarse un par de tiendas de surf en caso de necesitar equipamiento.
Entre las mejores playas está Sunset Beach, con izquierdas por el lado de Jebel Ali y derechas en el otro extremo de la playa; Wollongong Beach, principalmente para kitesurfers; DOSC, que era el lugar más popular para surfear, pero lo mataron con la construcción de las islas The World (que también afectó a varias playas más); Al Mamzar Park que hay que pagar para entrar, pero son una seguidilla de playas con distintas condiciones; o Fujeirah en los alrededores de Dubai, que funciona especialmente en el verano (Tim’s Reef).

Fuente: Surfers of Dubai