Todas las especies existentes son imprescindibles, por mucho susto, repelencia o daño que sintamos que algunos provocan. Entre estos animales amedrentadores están los tiburones. Aquí en nuestras aguas casi no se hacen presentes y por eso no son un problema para surfistas ni bañistas. Pero en otros lugares si lo son y se les asocia con muchos miedos. Por eso talvéz no se lucha tanto contra su matanza, como sí se hace con las ballenas o delfines. Sin embargo, todos ellos son igualmente necesarios para mantener el equlibrio de las aguas.

Anualmente se matan alrededor de 73 millones de tiburones. Son una presa anhelada en el comercio por sus aletas y su carne. De hecho se realiza una práctica macabra en que pescan tiburones, les cortan su aleta y los tiran de vuelta al mar, lo cual es llamado finning.
Con todo esto, actualmente cerca de un tercio de las especies de tiburón se encuentran amenazados de extinguirse.
En el mundo no existen leyer generales que limiten estas matanzas, pero en lugares como España y EE.UU. ya están moviéndose al respecto creando acuerdos para controlar el asunto.

250

Fuente: The New York Times