Cuando Tom Morey, diseñó en 1971 el primer Boggie Board, (bodyboard actual), jamás se imaginó lo masivo que llegarían a ser en todo el mundo y en especial en nuestro país. Fáciles de transportar, blanda , ligera, aprueba de abolladuras, especiales para familiarizarse con el mar.
Al crearse el Boggie Board, se creó una nueva relación con el mar e hizo que miles de personas pudiesen compartir mejor con las olas. Muchos no reconocen que empezaron con una tabla de bodyboard, en cambio otros lo llevan muy bien guardado en su memoria, reconociendo el valor que éste tuvo en ellos.
Esta disciplina se ha hecho un espacio en las olas a pesar de las críticas de los sufistas que hace reconocido sus apodos (Corcho, Chala, etc.). Los bodyboard tienen la cualidad de gozar al máximo hasta la ola más modesta, ayudando a los más pequeños a enfrentar el mar con más tranquilidad y la misma pasión.
Aún así, hay que saber un buen dicho que está escrito en Puertecillo justo antes de entrar a las olas “Corre y deja Correr”, respetémoslos en el mar y compartamos nuestra vivencias, sólo se trata de disfrutar algo que nos regala Neptuno ¡Las Olas!

por Lostparadise/Chilesurf
foto:Cristián Pavez