Definitivamente a Kim Jong Un y Donald Trump les hace falta Surf, esto solo se explica de esta manera, ya que ante tanta noticia y amenaza donde estos dos líderes intentan imponer sus posiciones mediante la fuerza y el miedo, un surfista se da cuenta mediante cuatro cosas bastante simples que les falta surf.

1.- Un surfista debe adaptarse a las condiciones y los actores en torno a él. No se pueden controlar todas las condiciones, las olas siempre cambian y eso es algo positivo, ya que explora la creatividad y la observación, para sacar así el mejor provecho de una experiencia que no necesariamente va a ser solo surfear una ola es tener visión perimetral.

250

2.- Aceptar ser parte de algo más grande que solo uno y no hablamos de una ideología, estamos hablando del océano. Por unos momentos podemos igualar nuestra condición con los demás animales marinos y tal como ellos ser parte de él, reconociendo los ciclos del mar y conectarlos con los nuestros, distinguiendo el simple hecho que la adversidad no es más que solo una oportunidad de volver a empezar.

3.- Nada es nuestro, solo estamos de paso, esto no es nada esotérico; ocurre después de una buena sesión: Nada de lo que pasa en una sesión te la llevas contigo salvo la experiencia y ese lugar donde viviste esos momentos nunca serán el mismo incluso si las condiciones son las mismas, porque simplemente uno también está en constante cambio, lo cual levanta nuevas perspectivas y nuevas vivencias incluso en el mismo spot.

4.- Después de cada sesión los problemas alcanzan un nivel más real, no sabemos porque, pero ocurre. No es que los problemas no existan, pero puede ser que al liberar la mente y concentrarla en el simple hecho de estar surfeando, las escalas se vuelven más simples y los problemas cobran una dimensión más real, en especial cuando se trata de relaciones humanas, las que suelen tener escalas exageradas.

Pero de todos modos si estos líderes no les gusta el surf, también tienen otras opciones, está el BodyBoard, SUP, KiteSurf la siempre bien ponderada «Playita» o BodySurfing como una buena opción para quienes suelen estar pensando en apretar un botón rojo o que se toman demasiado a pecho las cosas.

Por: Surfer


Las opiniones vertidas en esta columna son de responsabilidad del columnista y no necesariamente representa el pensamiento de Chilesurf.