Una de las cosas maravillosas del surf, es que en el momento… ese momento, justo cuando miras la pendiente y la ola latiga, tu mente sencillamente está en blanco, tu cuerpo reacciona de manera instintiva, llevas tu tabla a lo pies y… drop!
Nada, pero absolutamente nada, es mas importante en ese instante, todo se vuelve mínimo, la mente clara, solo dejándote llevar por esa ola, jugar, acariciarla con cada corte, en fin, dejándote llevar como en una conversación eterna con buenos amigos y una cerveza.
Salud!

Macha, Alex, Rana y Wallace
Foto Surfer: Matías López
Fotografo: Tomate Sea Sound

250